El presente trabajo parte de una propuesta de autor en la que se pretende reflexionar, ante la situación de crisis social actual, sobre las raíces de un mundo prácticamente olvidado, sus gentes, los paisajes y los espacios que conectan a unos con otros e igualmente al fotógrafo con ellos y consigo mismo. Una perspectiva que, aunque perdida en la memoria, se desvela en cada una de las personas y en los lugares que conforman su espacio vital y existencial. El viaje al interior de estas personas y de su entorno es también un viaje al interior de uno mismo. «El amor intenso al mundo visible» pretende mostrar los rostros puros a través de las máscaras.