9 de abril de 2013. Hoy mi sobrina cumple 3 años. Con ella viví el trágico segundo terremoto de Lorca del pasado 11M de 2011 en el peor de los sitios, la otrora llamada «zona 0», la barriada de «La Viña». Ella sigue viviendo en esa ciudad. A nuestros pies y en un radio de menos de 100 metros murieron 2 personas, entre ellas 1 niño, de las 9 que en total perdieron la vida aquel fatídico día.

Van a pasar ya dos años y me duele en el alma ver la situación, agravada con la crisis, de gente que perdió sus viviendas y que siguen sobreviviendo en condiciones infrahumanas. Promesas incumplidas como tantas otras, pero esta vez en contra de «condenados» por una tragedia natural que un día de estos, cuando menos lo esperemos, nos puede tocar a cualquiera de nosotr@s.

Como decía, me desplacé ese martes a vivir el cumpleaños de mi sobrina y aproveché para captar el viaje y fotografiar el estado actual de «La Viña» lorquina en la actualidad.

El resultado es un vídeo-montaje, que muestra mi forma de trabajar, entendiendo la realización de un proyecto fotográfico como «coger la ocasión al vuelo» y como el colofón al hecho de plasmar aquellas ideas que tengamos en mente antes de que lamentablemente vuelen de nuestras cabezas. Su título no existía y surgió allí, me llamó la atención las múltiples señales de tráfico que plagan el barrio y que piden que los vehículos circulen a muy baja velocidad en esa bautizada ahora como «zona 10». Digamos que «La Viña» ha pasado de ser, en dos largos años, la zona 0 para pasar a ser la zona 10. Queda, por consiguiente, muchísimo que realizar allí, un «90%» de trabajo, para poder volver a una normalidad que felizmente se vivía antes de aquel mes de mayo de 2011.

Para concluir diré que, valga mi trabajo, sobre todo, para denunciar la triste situación de estos ciudadanos, víctimas de aquellos dos seismos y que hoy en día siguen padeciendo con pánico réplicas y terremotos en las madrugadas.

Y valga también para celebrar que seguimos vivos, que no debemos desaprovechar nunca la ocasión de pasar un rato ameno con las personas a las que más queremos, como ocurrió esa tarde en mi caso con Paula, mi ejemplo de ese pequeño ser que cada uno llevamos dentro.

El visionado de la proyección lo podrán ver, si así lo desean en:

www.vimeo.com/migueljoseavalos/zona10