‘Priroda, Operetta russa in tre atti’ es la maqueta de mi primer fotolibro, basado en un trabajo fotográfico que realicé en Rusia durante el verano de 2011.
Mi objetivo era retratar este país cuando se cumplía el 20º aniversario del fin de la URSS. Por eso, a lo largo de tres meses recorrí en tren más de 5.000 kilómetros, desde el Círculo Polar Ártico hasta el Cáucaso.
‘Priroda’ (naturaleza en ruso) no pretende contar cómo es Rusia hoy, dos décadas después del fin del socialismo.
Mi intención es ofrecer una visión personal sobre un aspecto muy concreto de esta sociedad: la compleja relación de los rusos con la naturaleza tras la llegada repentina del consumo de masas, un fenómeno que ha alterado la forma de vida de este pueblo en tiempo récord. Se trata, pues, de un trabajo con intención e ironía, y por esta razón he adoptado el formato y el tono de una ‘operetta buffa’.