“Era como un hombre bajo los efectos de un anestésico que hubiera conseguido escapar de la mesa de operaciones. Todo parecía familiar y, sin embargo, carecía de sentido; tardé una eternidad en coordinar unas pocas impresiones que por cálculo reflejo ordinario significarían mesa, silla, edificio, persona (…)”
Henry Miller, “Sexus”