«In the quest for utopia»

ANA GALÁN

El futuro de Myanmar está en juego en estos momentos: para conseguir tener elecciones “libres y justas” en 2015 en Myanmar, muchos cambios constitucionales han de ser acometidos por el actual gobierno quasi-civil.

En los últimos dos años el futuro de Myanmar ha experimentado un inesperado giro positivo, a pesar de que las verdaderas perspectivas de estabilidad y democracia siguen siendo aún inciertas. Hoy, Myanmar se encuentra, sin lugar a dudas, en un momento crucial. Con las elecciones parlamentarias que tendrán lugar en 2015, y por primera vez desde el golpe de estado del General Ne Win en 1962, el país podría finalmente tener una posibilidad de establecer una democracia auténtica. Siguiendo la ola de reformas más o menos reales, acometidas por el gobierno desde 2011, el parlamento ha acordado revisar la constitución escrita por los militares. Esto es condición sine qua non para que las elecciones de 2015 sean realmente libres y justas. Esta reforma constitucional permitiría a los birmanos elegir a quien quieran, estimularía la reconciliación nacional y protegería los derechos humanos que bajo la anterior junta militar estaban entre los peores niveles del mundo.

Ningún asunto aislado podría jugar un papel más crítico en la posible transición de Myanmar en un país libre y democrático que la liberación de sus prisioneros políticos. “In the Quest for Utopia” es un homenaje a aquellas personas que arriesgan ser encarcelados e incluso sus vidas en su cruzada por conseguir las tan deseadas democracia y libertad.