Ella aparece frente a un muro con un cubo de agua en la mano. Bajo sus pies hay un charco de agua. Este muro actúa como un portal hacia otros sitios donde va a experimentar una serie de sensaciones a través del movimiento de su cuerpo. A su vez, se encontrará con elementos que la ayudarán a desplazarse a otros sitios.

Pasará un calor infernal, se encontrará sucia, tremendamente libre y delicada, se descubrirá sí misma y se sumergirá en el mundo de los recuerdos.