“La noche no es lo contrario del día, ni siquiera su continuidad, sino su parte interna, como en una bolsa
de tela. Metemos en ella la mano y, gracias al tacto del insomnio podemos conocer lo que los ojos sin luz no verían: cosas inesperadas que alimentan nuestros asombros.
Pero incluso nuestra visión del exterior de esa bolsa, nuestra visión del día, estará radical y felizmente modificada por lo que vamos descubriendo dentro con las manos del insomnio”

Elogio del insomnio (2011) Alberto Ruy-Sánchez